Las técnicas de relajación, lo que buscan es disminuir, o incluso eliminar, síntomas de ansiedad tanto físicos como mentales, como pueden ser sudoración, temblores, taquicardia, o pensamientos negativos. Situaciones como ir a una entrevista o el primer día de trabajo, nos pueden provocar estos síntomas. Y con la relajación, podemos controlarlos.

¿Por qué elegimos la relajación muscular?
– Se aprende fácilmente
– Eficacia probada
– Elimina o disminuye sensaciones negativas de tensión


Se trata de ser consciente de la tensión que tenemos en los músculos y DECIDIR destensar.
Esto tiene relación con el MINDFULNESS o atención plena. Va dirigido al hecho que, a pesar de que estos síntomas pudieran resultar molestos, hay que estar en el presente y no centrar nuestros esfuerzos en intentar su modificación.

Se trata de vivir la vida plenamente, siendo conscientes de todo lo que acontece al momento presente (no vivir en piloto automático) tal y como se presenta, con cosas buenas y otros malas.

Dos ejercicios de mindfulness para el día a día:
– Un minuto de atención llena
– Observación consciente


«Incorpora’t»: programa de itinerarios de inserción sociolaboral de personas en riesgo o situación de exclusión social.